Saint-Paul de Vence, el origen de la historia, la cuna del creador

El origen de EviDenS está íntimamente relacionado con el de Charles-Edouard Barthes, este fuerte lazo esta simbolizado por el escudo familiar que aparece en todos los productos Evidens.
Su inspiración, sus valores y sus convicciones son el fruto de una historia y de una personalidad fuertes y apasionadas.

Unas raíces familiares establecidas en el sur de Francia desde el siglo XIII.
Una experiencia de 15 años dentro del mundo del lujo.
La dirección de la casa de Alta Costura Jean-Louis Scherrer.
El amor de la bella Eriko Nakamura.
Un alma de artista, una pasión por la perfección, la cultura de la elegancia, el deseo de magnificar la belleza de las mujeres.


El Agua de La Foux, elemento de virtudes, componente esencial de pureza

De la zona de su infancia, Charles-Edouard Barthes extrae el Agua de Fuente de la Foux, que constituye la base imprescindible de las fórmulas Evidens de Beauté.
Conocida desde hace miles de años, y elegida por sus increíbles cualidades curativas, supo devolverle el vigor y la salud a Popea, mujer de Nerón o al hijo del Emperador Adriano.
Extraordinariamente pura, de baja mineralización, se exporta a Japón para contribuir a la eficacia de las fórmulas Evidens de Beauté.

Grasse, zona de creatividad de la perfumería francesa

Para su línea de tratamientos, Charles-Edouard Barthes buscó una fragancia exclusiva.
En Grasse, cuna de los perfumistas franceses, compuso el ramillete único que acompaña el ritual de belleza de millones de mujeres.
Rosas, Jazmín, Nardo… La firma exclusiva de su Línea EviDenS.